Reflexología podal

El objetivo de la Reflexología es equilibrar las funciones de órganos y sistemas a nivel físico, especialmente ayuda a la movilización de toxinas.

 

La Reflexología es una técnica milenaria que se puede utilizar como tratamiento complementario o alternativo según la patología.

Existen documentos que indican que se conocía en la India y en China desde hace más de 5.000 años y en Egipto desde el 2.300 A.C. La técnica tal y como la practicamos en la actualidad proviene de los trabajos del Dr. Fitzgerald (1872-1942) y de la enfermera Eunice Ingham (1889-1974).

El objetivo de la Reflexología es equilibrar las funciones de órganos y sistemas a nivel físico, especialmente ayuda a la movilización de toxinas; muy indicada para sencillas alteraciones físicas de tipo crónico (retención de líquido, estrés, cefaleas…), para dolores articulares, para alteraciones del sistema nervioso (estrés, ansiedad...)  o como mantenimiento.

El beneficio de la terapia es una mejora de la función de los órganos, y por lo tanto la persona podrá aprovechar mejor los nutrientes de la alimentación y tendrá una buena depuración de toxinas, repercutiendo positivamente en el funcionamiento corporal y el aspecto exterior.

La sesión es sencilla: la terapeuta realiza un masaje de intensidad media sobre los pies de la persona.

No se realiza un tratamiento de reflexología en los siguientes casos:

  • nfermedades infecciosas agudas.
  • Tromboflebitis (Flebotrombosis sólo con autorización de su médico habitual).
  • Infecciones linfáticas agudas.
  • Enfermedad de Sudeck en el pie (atrofia ósea aguda).
  • Embarazadas con riesgo de aborto.
  • Hongos en los pies.
  • Procesos tumorales de carácter maligno (cáncer). En este caso hay opiniones diferentes entre los reflexólogos, ya que hay quienes defienden que los beneficios de una sesión, al reactivarla salud del cuerpo, controlarán la producción de células cancerígenas.

Se toman ciertas precauciones si la persona se encuentra en una de las siguientes situaciones, pudiendo recibir tranquilamente una sesión de Reflexología:

  • Niños antes de la pubertad,
  • Personas diabéticas.
  • Si la persona hace menos de 2 horas que ha comido (la ingesta de mediodía)
  • Embarazadas

La duración de una sesión es de 45 minutos, pero reservamos una hora para poder comentar con la persona los resultados.

La duración del tratamiento depende del motivo de visita. No hay una duración en sesiones establecida pues va en función de la mejora de la persona. Los seguimientos pueden hacerse semanalmente, quincenalmente o mensualmente.