Flores de Bach

Las esencias que curan el alma.

Desde 1976 la O.M.S. ( Organización Mundial de la Salud) reconoce como sistema médico la terapia floral, así como su uso terapéutico.

Terapeuta: Remei Sendrós Sanfrancisco

Las flores de Bach están formadas por un sistema completo que utiliza 38 esencias procedentes de 36 flores, un brote de castaño (Chesnut Bud) y agua solaritzada (Rock Water). Este sistema floral fue creado por un médico inglés, el Dr. Edward Bach entre 1929 y 1935. 

Las Flores se preparan de dos formas: por exposición solar en el agua (solarización) y por cocción. Así se vehiculiza la energía de la planta (representada por la flor). En el proceso de preparación se hacen varias diluciones, por tanto lo que ingerimos de la planta es su campo vibracional, es decir su alma.

La enfermedad para Bach no era física sino que es la desarmonía entre el alma y la personalidad, aunque reconoce que en algunas ocasiones puede ser la consecuencia de agresiones externas. Por eso Bach sintió que tenía el deber de crear una herramienta que nos facilitara la reconexión con nuestra alma y así lo hizo.

La terapia floral de Bach la podemos englobar dentro de las terapias naturales que trabajan las energías o las vibraciones, esto significa que actúan sinérgicamente en los cuatro niveles del ser: espiritual, emocional, mental y físico., Por lo que se puede considerar no sólo una terapia holística (holos en griego significa todo), sino una excelente herramienta para el crecimiento personal. También se pueden aplicar en plantas y animales obteniendo unos resultados espectaculares. Las Flores de Bach tienen innumerables indicaciones y siempre aportan beneficios en todas las patologías y afecciones.

Existen diferentes niveles de utilización, en el sentido espiritual, armonizan la conexión del alma y la personalidad, la llamada inteligencia emocional, por lo tanto las Flores son los catalizadores de las competencias de esta inteligencia. También se pueden utilizar en temas puntuales: un susto, exámenes, viajes, golpes, picaduras de insectos, quemaduras, etc. en estos casos las podemos incluir en nuestro botiquín.

Hay dos maneras de tomar las Flores de Bach, la toma oral y la aplicación local, los usos tópicos tienen unos efectos sorprendentes.

"Es cierto  que el odio puede ser vencido por un odio aún mayor, pero solo podrá ser sanado por el amor" (Dr. Edward Bach).

Edward Bach, El Viaje Hacia la Curación Sencilla